El corazón que recuperó la visión

18447085_1016326261832081_8986943411889708988_n

Su corazón ciego se apuntó a la ONCE y jugaba con sus propios rascas.

Se le gastó la moneda antes de encontrar el premio…

¿O será que no lo vio?

Sigue jugando.

Y cuando POR FIN se cura la ceguera, resulta que la luz hace daño.

Y hace llorar. Pero al menos ve.

Y ya no necesita seguir rascando ni jugando.

Y se busca otro trabajo. Y sonríe. Y se acostumbra a la luz.

Y aunque a veces siga doliendo ahora es todo más de puta madre, porque, joder,

más afligía tropezar una y otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s