Por un momento

18835726_1027445134053527_5046321190501989431_n.jpg

Sentirme presa. De la Tierra y sus confines de hielo. De su quesera. 

De mi cuerpo. De mi alma. De todos. De ti.

Y querer huir. Correr hasta que no me den las piernas y continuar volando donde la

imaginación me lleve.

Subir al tejado. Allí donde se supone que no debo estar. Y estar.

Rebelde. Con el índice arriba.

Me veo allí con los gatos y los pájaros. Los acaricio, y por un momento me siento como

ellos: LIBRE.

Sólo de mí depende sentir esa libertad. En ello estoy.

Cada día.

Cada hora.